Una mañana, después de haber jugado ninja (un juego muy divertido y sencillo, en donde todos quedan como estatuas y por turnos hay que tratar de eliminar a los otros pegándoles en las manos) la noche anterior con otros chicos del hostel, y volver a jugarlo en versiones pingüino-ninja, bailarina-ninja, A-ninja, alien-ninja, electro-ninja y ya no recuerdo cuántos otros más con una nenita de siete años de Dinamarca, escribí en mi cuaderno, en la página siguiente a la que ella me había dibujado animales (reales e imaginarios): «Si de Huanchaco me quedó algo, es la tranquilidad, el mar, las nenas [del hostel] y los juegos. Me volví a divertir y a reir como una nena, a jugar como cuando era chiquita, a la inocencia de los primeros años».

huanchaco-peru-nati-bainotti-mividaenunamochila

¡Gracias Hostal Sudamérica! Si van a Huanchaco, se los recomiendo: está frente al mar, los dorms salen S/15 y se puede acampar en el techo por S/10. Tiene duchas con agua caliente, wifi, cocina, y un patio grande y relajado donde todos se pasan la tarde, y algunas noches hay música en vivo. Pueden ver fotos en su Fan Page o en Trip Advisor.

Autora

Me gusta ver este blog como un espacio en el que compartir mis viajes para animarte a que vos también te lo hagas. Vas a encontrar historias, fotos, info útil y consejos para te animes y des el primer paso.

Escribe un comentario