Hace rato que me di cuenta que me gustan bastante las pelis ambientadas en cierto país, donde uno puede descubrir la historia del lugar, una historia, sus paisajes. En dos horas, o menos, uno se sumerge en ese país y sus recovecos. Así que ahora, aprovechando que estoy en Bolivia, empecé a preguntar por películas nacionales.
 *
La primera que vi (y que creo además no estaba entre las que me habían recomendado) fue Escríbeme, cartas a Copacabana, una producción alemano-boliviana, tres generaciones de mujeres (abuela, madre e hija) solas, enmarcado por los colores del lago Titicaca, el que vio a emerger a Alois, el abuelo que cruzó el lago Walchensen desde Alemania. Una historia sencilla, que te muestra la vida cotidiana medio real-medio imaginaria, por las calles de una de las ciudades más famosas de Bolivia.
*
Yo seguía buscando las otras películas en Internet (no tengo para DVD en mi computadora así que ni preguntaba en uno de los tantos puestos callejeros de DVDs piratas). En Sucre paré en tres casas diferentes, y en la segunda donde estuve, tenía tele con DVD en la pieza, así que aproveché. En la calle uno de los chicos de AIESEC me compró un 5-en-1 de cine boliviano (incluída Quién mató a la llamita blanca, la peli que yo más andaba buscando) y cuando llegué a la casa y le conté a Alex, el chico donde paraba, él me dijo que tenía Cementerio de elefantes, otra que me habían comentado que era muy buena. Casi cartón lleno.
*

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=K8fUHXiojSU&w=480&h=360]

Acá, el trailer. Si hacen click sobre el título de la peli, la van a encontrar completa.
*
Como me suele pasar, la vi en pedazos (soy malísima viendo películas de noche, y me suelo quedar dormida, no se rían), así que la vez que estaba llegando al final, había una escena más o menos así: había dos amigos tomando con obreros en una construcción, y el personaje principal cuenta que por 100 USD vendió al Tigre, su amigo: «el capataz nos dio trago, comida, chupamos como esponjas. El yatiri decía que las ofrendas alejaban a los malos espíritus de la construcción; el Tigre se quedaría para siempre en su última morada, los cimientos del futuro lujoso edificio paceño. Rumorean que debajo de cada gran edificio de la ciudad de La Paz hay un colega, ofrenda a la Pachamama dicen, para que la construcción salga bien, y a los albañiles no les pase nada». Exactamente lo que me habían contado en Oruro unas semanas atrás.
*
Estando con dos chicos de AIESEC en medio-reunión, medio-cada uno en lo suyo, medio-hablando me empezaron a contar historias. O mitos. O leyendas. O costumbres. No sé en qué encajaría. Una de esas historias era que cuando se está haciendo una construcción nueva, se hace un sacrificio en ofrenda a la Pachamama, donde todos los obreros están en una fogata, tomando, y escogen a uno, lo emborrachan más, lo drogan, y lo entierran en los cimientos, para luego seguir la construcción.
*
Otra de las historias que me contaron ese día, es que en el Volcán Tatasabaya, cerca de la frontera con Chile, cuando una pareja se casa, su primer hijo es sacrificado dejándolo abandonado a los pies del volcán, para así tener prosperidad, lujos y buena vida. Algo casi inconcebible para mí (y seguramente para muchos más).
*
Lo último que me contaron era más parecido a una historia de magia y terror que a algo que pudiera suceder en la realidad:  cuentan que los brujos cari cari son conocidos por sacar grasa del cuerpo con la mano sin causar heridas o cicatrices. Uno puede buscarlos en cualquier momento para que te hagan eso, sólo hay que tener cuidado de que cuando es su fiesta de cada año, no tomar demasiado porque puede pasar sin tu consentimiento.
*
El tio y sus ofrendas
El tio de la mina de la Iglesia de Socavón, y sus ofrendas (en este caso, de los turistas)
tio-oruro-bolivia-mividaenunamochila (4)
El cigarrillo que yo le dejé, no vaya a ser que después no podamos salir de la mina…
Siguiendo con las películas, mi último domingo en Sucre fui a ver The devil’s miner (El minero del diablo), un documental alemán sobre Basilio, un nene de 14 años que trabajaba hacía cuatro años en las minas en Potosí. Yo no fui a Potosí (todavía, quien sabe si no caigo de repente) pero en Oruro está la Iglesia de Socavón, y ahí se puede entrar a algunos pasillos de la mina que antiguamente funcionaba, y ver los tíos que ahí están. Esta figura, el tío, es el diablo que adoran los mineros, su protector en el mundo subterráneo, donde ya no entra Dios. Tal como le dice Basilio a Bernardo, su hermanito que también trabajaba en las minas: «Nunca tienes que dejar de creer en el tío. Sino, él te mata». Entre los mineros, la veneración a esta figura es cosa seria; cualquier tío que uno vea va a estar rodeado de vino, cerveza, coca y cigarrillos, todas ofrendas de los mineros para estar protegidos dentro de las minas y poder encontrar las vetas de minerales. Las ofrendas llegan incluso al sacrificio de animales, para ofrendarle su sangre al tío y que así satisfaga su hambre y no los mate a ellos.
*
tio-oruro-bolivia-mividaenunamochila (1)
Coca y cigarrillas en las manos del Tío.
tio-oruro-bolivia-mividaenunamochila (3)
Un mini-tío, con hojas de coca y cigarrilos.

No serán road movies, no serán historias de viaje. Pero son historias de lugares y de gente. De vida. Y de es se tratan los viajes. *

Otras películas recomendables:
* Quién mató a la llamita blanca: según lo que me dijeron, la mejor comedia boliviana. Habla sobre la pobreza en el país, el racismo, el tráfico de drogas y los medios de comunicación.
* Zona sur: producción boliviana sobre la situación de la clase alta en Bolivia
* Sena quina: peli boliviana, comedia que cuenta la historia de tres estafadores
* También la lluvia: peli española sobre la Guerra del agua en Cochabamba, un problema que hubo en el 2010 cuando una empresa privada quiso controlar el agua potable
* El día que murió el silencio: es la historia de la llegada de un extranjero a un pueblito donde nada pasaba, quien instala una radio para que los vecinos puedan expresar lo que nunca antes contaron.
Autora

Me gusta ver este blog como un espacio en el que compartir mis viajes para animarte a que vos también te lo hagas. Vas a encontrar historias, fotos, info útil y consejos para te animes y des el primer paso.

18 Comentarios

  1. acabo de toparme con esto y me pareció adecuado transmitir una historia que no figura exactamente con la historia impresa en libros, si no mas bien lleva una narrativa que va de generación en generación en laderas mineras en todo el país, esta me fue contada por un caballero incapacitado, anteriormente minero que se vio obligado a retirarse de la actividad al reventarle un cachorro de dinamita cerca de las piernas, en una de tantas marchas de este sector, el mencionado caballero que por nombre tenia Rómulo, es hoy un transportista de los que hacen el recorrido de Quime a Konani, poblaciones del departamento de La Paz, Don Rómulo me contaba que hace ya varios años en la comunidad de Viloco habría incursionado la famosísima empresa minera, “Hotschild y Patiño”, pero con resultados muy nefastos y decepcionantes, hasta aquel fatídico día en que el mismísimo «barón del estaño», Simón I Patiño habría subido a conocer los parajes que hasta entonces solo lanzaban un mineral de baja cotización, generándole perdidas millonarias, por la distancia de 200 Km. entre las ciudades y este campamento minero. Es en esta incursión que el Capinoteño, se habría separado del grupo y en ese transcurso buscando el retorno al campamento, habría encontrado una pequeña excavación rustica que no seria hecha por herramientas o material de uso minero, mas bien parecía un hueco en la tierra hecho por una enorme puño en un fortísimo golpe, al adentrarse en esta fosa, en sospecha de que haya sido hecha por «Juqueadores», mineros invasores que se llevaban el mineral a territorio peruano para comercializarlo sin proceso ni impuestos, es que vio a un hombre de gran estatura y sin camisa, trabajando en las paredes de este paraje, es en ese ínterin que al acercarse mas y mas a este sujeto, el pudo notar que la forma de este moreno personaje era muy extraña, y al acercarse mas aun, noto que llevaba dos enormes cornamentas doradas, y una expresión de alegría y misticismo en el rostro el cual no pudo ver en detalle, por el temor que este encuentro le genero, es en este momento que recordó al «tío» de la mina, el personaje que cuida a los mineros en estos lugares de trabajo y se le quedo mirando inmóvil haciendo un terrible esfuerzo por hincar una rodilla al suelo esperando que este no se lo llevara, como en las creencias populares se contaba, es en este momento que sin dejar de trabajar el «demonio», de la mina le expreso, «para mañana tráeme coca alcohol y cigarro y regresa tu solo», y posteriormente se interno en el paraje y se perdió en la oscuridad del mismo, es pues por esto que el Señor Patiño no durmió en toda la noche en el campamento deseando escapar y dejar todo este proyecto inútil en el olvido, debido en gran parte a la encrucijada de volver a este fatídico lugar, mas sin embargo a la madrugada siguiente retorno al sitio pactado, para encontrar con temor y sorpresa que el Tío aun estaba allí trabajando, y con un sentimiento de alegría y gratitud que es como dicta la tradición, pero en una atmosfera de terror y aceptación de un destino incierto, dejo los pedidos del señor y dominador de las minas en Bolivia, en la entrada de su paraje, y posterior a esto y con el alma nuevamente en el cuerpo, retorno al campamento minero, una de las extrañezas posteriores a este suceso fue el hecho que a partir de ese día la explotación de mineral en este sector fue altamente fructífera, condición que perdura hasta hoy, lo se porque hoy quien escribe mora en este lugar, pero lo mas extraño paso un año después que al retornar a ese lugar para realizar una ofrenda de agradecimiento al Tío, es pues que el Ilustre personaje Boliviano Simón I Patiño, encontró en este lugar una de las astas del tío en el piso, y para su sorpresa esta cornamenta era completamente de oro, es asi que hoy en este sector conocemos la hermosa vivienda de Patiño en este sector que se dice fue construida con la ganancia de esa cornamenta, ya que esta morada resalta de las demás por los lujos que ostenta en su interior, que hoy son preservados por la COMIBOL, entre los cuales existen pianos, bares acabado de madera fina de aquella época, muy caros por cierto, en gran parte por su costosísimo traslado, bibliotecas de lujo, y una estructura diseñada para hacer de esta una vivienda un lugar de lujo para vivir a excepción de aquellos visitantes invisibles que hacen ruido por las noches, pero esa es otra historia.

  2. Me encanto el relato que realizas de los mitos de mi tierra, pero quisiera hacerte unas correcciones el primero es la palabra gatiri, lo correcto es yatiri o curandero y la segunda es la palabra cacari, lo correcto es cari cari. Fue un gusto haber encontrado tu pagina.

    • Nati Bainotti Responder

      ¡Hola Ivania! Muchas gracias por tus comentarios, cuando escuché la peli puse lo que me entendí, y respecto a «cacari» se ve que recordé mal la palabra. Ahí mismo lo corrijo. Gracias de nuevo =)

  3. hoola yo soy de LA PAZ BOLIVIA específicamente EL ALTO me encanto mucho todo lo que escribiste, es muy interesante y haces que como bolivianos nos sintamos muy orgullosos de nuestro país…. no dejes de visitar BOLIVIA y en especial LA PAZ una ciudad maravilla..

  4. ola yo soy de Bolivia ….te recomiendo una película.boliviana se llama Mi Socio espero q la veas es muy buena….

  5. Pingback: GUÍA DE VIAJE: BOLIVIA | Mi vida en una mochila

  6. Heyyyy!!Soy boliviana y me encantó todo lo que escribiste está super bien redactado!Genialll felicidades

    • Me alegro! La verdad que valen la pena, es una forma diferente de conocer sobre aspectos que a lo mejor serían más difícil de llegar de primera mano.. o el cominezo para empezar a conocer más por nuestra cuenta =)

Escribe un comentario