Cuando volvemos de un viaje y mostramos nuestras fotos del paisaje, de las montañas, el mar, el bosque, o lo que sea que hayamos visto y fotografiado, muchas veces viene acompañado de frases como «es mucho más lindo en la realidad», «los colores son mucho más lindos ahí», «no trasmite ni la mitad de lo que es en realidad». Es casi como la regla. Pero como toda regla, tiene excepciones para que sea tal.

carretera austral paisajes chile
Paisaje de viaje
puerto tranquilo chile
Puerto Tranquilo

Incluso antes de estar planeando este viaje, ya había visto fotos de la Capilla y la Catedral de Mármol, a lo que, maravillada ante los colores, busqué donde quedaba y me sorprendí al ver que estaba ahí nomas, en el sur de Chile. Un día, le muestro a José esa foto, si conocía esa lugar del que yo estaba tan enamorada y ya soñaba con conocer, a lo que, sin más, de un hondazo me tiró toda la emoción abajo: me dijo que eran más lindas en fotos que en la realidad. Un poco por orgullo, un poco por decepción, puse la cola entre la patas y a otra cosa.

Ayer ya casi finalizada la tarde llegamos a Puerto Tranquilo, y hoy a primera hora mi papá ya estaba arriba, averiguando por la excursión. A las 9am salimos, nosotros dos, un chileno de unos 50 años, y una chica japonesa de mi edad. Nos emponchamos bastante para aguantar el aire frío al avanzar en la lancha, preparamos las cámaras, y salimos. Empezamos  a avanzar, y a recorrer uno por uno las diferentes cavidades y escuchando la historia del Lago General Cabrera (donde estábamos) y de estas formaciones que nos contaba Don Señor Guía. Aunque ya venía con las expectativas más bajas, y ya se lo había aclarado a mi papá, tuve que darle la razón a José: los colores reales no son ni la mitad de brillantes de como salen en las fotos. Yo me lo venía venir, mi papá se llevó un pequeño chasco.

excursion cuevas de marmol carretera austral

lancha cuevas de marmol carretera austral

colores cuevas de marmol carretera austral

cuevas de marmol chile
Cuevas de mármol
cuevas de marmol chile
El perro, una de las figuras que se pueden observar.

Por lo menos ahora, cuando vea mis fotos y aunque en mi interior sepa cuál es la realidad, por unos segundos voy a dejar volar mi imaginación y recordar la Capilla, las Cuevas y la Catedral así, tal cuál las tomó mi cámara.

 

*

Acá podés ver el resto de los post de este viaje:

Diario Austral (VII): La excepción a la regla
Autora

Me gusta ver este blog como un espacio en el que compartir mis viajes para animarte a que vos también te lo hagas. Vas a encontrar historias, fotos, info útil y consejos para te animes y des el primer paso.

Escribe un comentario