farellones-chile-nati-bainotti-mi-vida-en-una-mochila (9)

En el curso de la vida de una persona puede haber no más de media docena de ocasiones en las que puede mirar hacia atrás con la certeza de que justo ahí, en ese momento, no había espacio para nada más que felicidad en su corazón. –
Ernestine Gilbreth Carey

*

Domingo, 6pm.

– Qué hacemos esta tarde?
– Mmm vayamos a ver el atardecer a Falsa Parva.

Dos horas después de caminar en medio de las nubes y la neblina, estábamos ante uno de los atardeceres más flúor que vi. El cielo era como un sándwiche: nubes debajo, nubes arriba, y el sol y los naranjas y los amarillos y los fucsias, eran el relleno.

Como leí alguna vez:  «La belleza abrupta del vivir cotidiano es en esencia tan mágica y rotunda que resulta imposible de imitar a propósito.»

Ya tengo varios atardeceres que me dejan con esa impresione. De a poco voy armando mi colección de atardeceres farellences.

Autora

Me gusta ver este blog como un espacio en el que compartir mis viajes para animarte a que vos también te lo hagas. Vas a encontrar historias, fotos, info útil y consejos para te animes y des el primer paso.

Escribe un comentario